La nueva ministra de Finanzas del régimen de Venezuela ofreció una propuesta a los tenedores de bonos en incumplimiento que, según ella, allanará el camino para una eventual reestructuración. 

Delcy Rodríguez, sancionada por EE.UU. y la Unión Europea, fue nombrada para el cargo la semana pasada, dijo que Venezuela renunciará a una cláusula de prescripción en los prospectos de algunos bonos si los acreedores acuerdan no demandar por falta de pago o no proceder con las reclamaciones si ya se ha presentado una demanda. Llegar a un acuerdo ahora permitirá una reestructuración más fluida en el futuro, aseguró Rodríguez. Esto luego de que el país guardara silencio con los tenedores de bonos después de meses de silencio. 

Recoge Bloomberg que algunos inversores han cuestionado la validez de las limitaciones y no está claro qué atractivo puede tener la oferta. El país ha incumplido 60.000 millones de dólares de deuda soberana y corporativa durante los últimos tres años en medio de un colapso económico y sanciones estadounidenses que limitan las negociaciones con el gobierno y prohíben a Venezuela emprender una reestructuración que incluye la emisión de nuevos bonos.  

La idea “no tiene mucho sentido en el marco de las sanciones estadounidenses”, dijo Asdrubal Oliveros, director de la firma de investigación Ecoanalitica, con sede en Caracas. “En las condiciones actuales de Venezuela, con una caída del 75% en sus ingresos en dólares este año, el país difícilmente tendrá la capacidad de entrar en un ciclo de reestructuración de la deuda”. 

El motivo último puede ser intentar que los inversores estadounidenses presionen a la administración Trump para que relaje las sanciones que han paralizado a Venezuela y la han dejado fuera de los mercados financieros principales, según Ray Zucaro de RVX Asset Management LLC en Miami, propietaria de los bonos, Venezuela presiona para liberar sanciones. 

Ray Zucaro: “…están intentando que los acreedores extranjeros presionen en nombre de Venezuela”. 

La propuesta cubre 29 bonos emitidos por el gobierno, la petrolera estatal y la eléctrica estatal, según un comunicado del Ministerio de Hacienda. Los inversores tienen hasta el 13 de octubre para responder. El trato sólo se mantiene si los tenedores de bonos que poseen más del 75% de la deuda existente aceptan la oferta. 

Si bien las restricciones de Estados Unidos también impiden que Venezuela pague su deuda por medios tradicionales, Maduro ha dicho que su gobierno tiene alternativas para eludir las reglas, incluido el uso de criptomonedas, pero hasta el momento ninguna ha funcionado. 

Los pagarés de Petróleos de Venezuela con vencimiento en 2022 se cotizaron cerca de 3,19 centavos por dólar el martes, cerca de un máximo de tres meses. La compañía incumplió con esos bonos en marzo de 2018.