InicioDestacados¿Vale la pena “hacer mercado” en Cúcuta para los tachirenses?

¿Vale la pena “hacer mercado” en Cúcuta para los tachirenses?

Anuncio

Mantener un grupo familiar con más de tres miembros en Venezuela cada día resulta más difícil, sobre todo en el último trimestre cuando la inflación, tanto en alimentos como en servicios, nuevamente supera el presupuesto de la mayoría de los venezolanos.

Táchira, por ser un estado fronterizo, no solo es afectado por la crisis humanitaria compleja que aún se padece en todo el país, sino también sufre las consecuencias de las dificultades económicas que enfrenta Colombia.

En un recorrido realizado por el equipo de lapatilla.com por las principales cadenas de supermercados de la ciudad de San Cristóbal y por el mercado popular Los Pequeños Comerciantes, así como por el mercado popular Cenabastos en Cúcuta (Colombia), se observó una gran diferencia en los precios de verduras, hortalizas y vegetales.

Anuncio

 

En el caso de víveres, charcutería y proteínas, los precios varían según la moneda con la que cuente el consumidor, además de los gastos de logística que representa viajar hasta el hermano país.

Mientras los productos de limpieza e higiene personal en el mercado popular Cenabastos, incluso, en supermercados costosos de la ciudad de Cúcuta, siguen siendo casi tres veces por debajo de los precios que se ofrecen en Táchira.

Para el economista Aldo Contreras es importante evaluar el presupuesto antes de salir de San Cristóbal, pues asegura que “no es cierto que allá (Colombia) todo es más barato, porque lo que muchos consumidores no hacen a la hora de ir a Cúcuta, por ejemplo, es sumar los gastos de gasolina, transporte, seguro, transporte interno, almuerzo. Entonces, si sumamos esos costos ´hacer el mercado´, como comúnmente el venezolano dice, y dependiendo de la cantidad de la compra, de este lado (Táchira) va a ser más económico”.

- Anuncio -

La Colombia de Petro

El especialista enfatizó que la economía colombiana “tuvo una depreciación del tipo de cambio de las más altas de Latinoamérica, por encima del 25%, pues el tipo de cambio llegó a cotizarse, entre octubre y noviembre de 2022, por encima de 5.008 pesos por dólar, por primera vez en la historia de ese país, debido a algunas reformas económicas y tributarias que se están dando”.

Cada vez que se registra un impacto en la economía colombiana, a los pocos días se refleja en el incremento de precios de los alimentos y servicios en Táchira.

Cabe destacar que el peso colombiano sigue siendo la moneda “casi oficial” en la entidad andina, seguida del dólar y el bolívar. Esta última solo se utiliza para transacciones digitales, pues los bolívares en físico o efectivo, casi no se conoce en Táchira, mucho menos es aceptada en comercios, ni siquiera por cualquier vendedor informal.

La economía en Táchira finalmente fue “colombianizada”, pues el mismísimo Nicolás Maduro, el pasado 16 de febrero en su intervención durante la firma del Acuerdo de Alcance Parcial Comercial N° 28 en el puente internacional Atanasio Girardot (conocido como Tienditas) en Ureña, dijo: “El problema monetario está resuelto entre el Norte de Santander y Táchira, hay una sola moneda para la actividad comercial, ya eso está resuelto”, refiriéndose al uso común del peso colombiano.

Pero los trabajadores públicos continúan ganando bolívares, que cuando son utilizados para comprar pesos o dólares, pierden aún más su valor. Cuando van al mercado, con lo que hace algunos meses podían comprar 12 productos, ahora solo pueden adquirir entre cuatro o cinco productos.

Diferencial cambiario

 

Dólares y pesos colombianos en efectivo. Luis Acosta/AFP/Getty Images

 

Cabe destacar que en los mercados populares de San Cristóbal no reciben bolívares en efectivo. La moneda que más se utiliza es el peso colombiano; los dólares son recibidos según como lo considere el vendedor que, por lo general, la mayoría de las veces son “redondeados” a su beneficio.

En los mercados populares son muy pocos los locales donde cuentan con puntos de venta para el pago en bolívares con tarjetas de débito, mientras en las cadenas de supermercados de San Cristóbal, sí se rigen por la tasa cambiaria establecida por el Banco Central de Venezuela.

Cuando las compras se efectúan en Cúcuta, los comerciantes solo reciben pesos colombianos. Los venezolanos que cruzan la frontera con dólares para comprar alimentos o medicamentos, deben acudir a las casas de cambio, donde generalmente la tasa varía todos los días.

Así es la movida cambiaria en la frontera: mientras en Táchira realizan la conversión de un dólar por 4.500 pesos, en las casas de cambio en Cúcuta la conversión es más baja, es decir, 4.300 pesos por dólar. Aunque solo sean 200 pesos de diferencia, si se cambia cierta cantidad, sí se siente en el bolsillo, pues se reciben menos pesos.

En el caso de tarjetas de crédito internacional, sí pasan por cualquier punto de venta, según la tasa del Banco Central de Bogotá.

Sustitución de alimentos

 

Venta de huevos en Cenabastos, Cúcuta, Colombia.

 

Nayibe Colmenares, madre soltera de dos menores de edad, mientras compraba papas y tomates en el principal mercado popular de San Cristóbal, comentó al equipo reporteril de lapatilla.com: “Desde que comenzó el año, tengo que gastar mucho más que antes. Una de las cosas que más me afecta es que anteriormente viajaba a Cúcuta y traía muchas cosas, especialmente los productos de higiene personal que salen mucho más económicos allá, pero debido a que fui extorsionada (por supuestos integrantes del Tren de Aragua), prefiero estar aquí. A pesar de que ahorita se puede pasar en carro, opté por hacer mis compras aquí y tengo que gastar mucho más”.

La inflación que continúa en ascenso, ha obligado a Nayibe a sustituir algunos alimentos: “A cambiar muslos de pollo por alas de pollo, para que me rinda el dinero, ya que somos tres en casa y los niños deben comer proteínas”.

Colmenares enfatizó que siempre ha consumido productos colombianos, “porque aunque lo traigan de allá (Cúcuta), valen un poco menos”. Asimismo, mencionó los nuevos y altos costos en servicios como luz, agua, internet y TV por cable.

 

Productos de limpieza e higiene personal en Cúcuta más económicos por Tratado de Libre Comercio con EEUU

 

Inflación a ambos lados de la frontera

Según el último informe del Observatorio Venezolano de Finanzas, la inflación sobre la canasta de alimentos y bebidas no alcohólicas para el mes de enero de 2023, se ubicó en 35,5%. Mientras en el país neogranadino, según los indicadores del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), durante los meses de enero y febrero del presente año, en Cúcuta la inflación estuvo en 16%, la más alta de todo el país.

El economista Contreras explicó que con la llegada de turistas venezolanos a la capital del Norte de Santander, que también sirve de centro de negocios, “ha hecho que Cúcuta venga quedando en los últimos cinco meses en el ranking de las ciudades más inflacionarias de toda Colombia”.

En el caso de Venezuela, “los dos primeros meses del año muestran una contracción importante en el consumo. El consumo ha caído cerca de un 15%, trayendo como consecuencia una contracción en las ventas comerciales entre un 20% y 25% en promedio”.

Considera que este contexto estaría obligando a las empresas de la región a reinventarse, a partir de la “ley de oferta y demanda, es decir, un exceso de oferta con baja demanda, los precios tienden a bajar, por lo que la economía está siendo más competitiva para poder hacer frente a la estrategia de precios, que tal vez mantienen los supermercados en Colombia”.

“También hay que sumarle el aumento salarial en Colombia y la recesión económica mundial, que ya se avizoraba hace un par de meses cuando se decía que por efectos postpandemia, vendría una contracción en el Producto Interno Bruto (PIB) mundial”, señaló.

 

Supermercados en San Cristóbal presentan ofertas para atraer clientes

 

En Venezuela, la inflación en dólares fue de un 47% en 2022. Los costos de bienes y servicios han subido, pero en los supermercados tachirenses en los últimos días han implementado una estrategia de precios un poco más agresiva intentando seducir y demostrar que no todo “es más barato en Cúcuta”.

En el caso de los abastos y supermercados de Táchira, Contreras recalcó: “Muchos han caído en la venta de víveres, pero han aumentado en las ventas de charcuterías y productos cárnicos. Sin embargo, hay un sector en el que es muy difícil competir: los productos de cuidado personal y limpieza. Mientras en Venezuela un litro de desinfectante cuesta 2 dólares, en Colombia es de 0.50 centavos de dólar. Estas diferencias son difíciles, porque Colombia tiene un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, tiene materias primas que llegan a Colombia y les permite producir de manera más eficiente y sin costos tan elevados a diferencia de Venezuela.”

No descarta que para los próximos meses en Venezuela llegue un nuevo “boom” en el sector ganadero y agropecuario, con el fin de intentar dinamizar la economía. Recordó otros sectores en los que se invirtió en los últimos años, tal como el caso “del boom de los bodegones, de las farmacias, de los restaurantes, ahora vamos hacia otros sectores de la economía, que pudieran tener un impacto, sobre todo con el sector alimento, cuando la producción ha caído por efectos del cambio climático”, puntualizó, Contreras.

 

Vía La Patilla

Compartir
Anuncio

Valorar Noticia

Kevin Ibarra
Kevin Ibarrahttp://Táchira%20Noticias
Comunicador Social de la ULA

Ultima Hora