InicioDeportesOcho años de una medalla inolvidable

Ocho años de una medalla inolvidable

Anuncio

El pasado sábado se cumplieron ocho años de una medalla olímpica inolvidable para Venezuela, cuando Rubén Limardo se colgó la dorada en Londres.

Quizás para muchos, la esgrima era un deporte desconocido o que no despertaba mucho interés en el país, lo cual cambió luego de ese agosto de 2012.

Con sorpresa, la mayoría de los venezolanos observaban a través de la televisión, como un joven llegaba a la final en el deporte de las espadas.

Lea también: Berardinelli está dispuesto a renunciar

Anuncio

Ocho años de una medalla inolvidable ha transcurrido ya. Limardo venció esa tarde del primero de agosto de 2012 al noruego Bartosz Piasecki, 15 toques a 10.

Esa fue la segunda medalla de oro en la historia de los Juegos para nuestro país, después de la lograda por el boxeador Francisco “Morochito” Rodríguez, en 1968.

En medio de esas dos, se encuentra la de Arlindo Gouveia en taekwondo, lograda en Barcelona 92’, cuando era un deporte de exhibición.

No obstante, en mayo de 2018 el Comité Olímpico Internacional la oficializó, por lo que nuestro país tiene tres oros en la historia de los Juegos Olímpicos.

- Anuncio -

La dorada del nativo de Ciudad Bolívar no llegó sin suspenso. Al alcanzar los 14 puntos, Piasecki aprovechó algunos errores para acercarse hasta 14-10.

Pero al final el criollo logró el toque que necesitaba para conquistar la gloria.

Limardo comenzó con buen pie su participación en Londres 2012, tras clasificar a la ronda de 16 al superar al egipcio Ayman Fayez, 15 toques por 13.

Ocho años de una medalla inolvidable, la de Rubén Limardo

En la ronda de los mejores dieciséis venció 15-11 al sueco Max Heinzer y avanzó a la semifinal tras vencer al italiano Paolo Pizzo 15-13.

Después Limardo derrotó al estadounidense Seth Kelsey 6-5 en muerte súbita para asegurar la medalla de plata.

Luego consolidó el oro ante el noruego Bartosz Piasecki.

Lea también: Miocarditis aparta a E-Rod de la MLB

La dorada de Limardo también significó la segunda para América latina en la disciplina, un siglo y 12 años después de la hazaña del cubano Ramón Fonst.

“Si vuelvo a ganar una medalla en unos Juegos Olímpicos, no va a ser igual. La primera vez es la más emocionante”, dijo Limardo a comienzos de este año.

“Quiero hacer historia y poder ser una persona que consiguió dos medallas doradas en la esgrima masculina. Ese es mi mayor reto”, señaló.

Compartir
Anuncio

Valorar Noticia

Ultima Hora

Compartir