Venezuela se está preparando para aumentar su producción de petróleo crudo utilizando diluyentes importados de Irán.

De acuerdo a un información de Reuters, citando fuentes no identificadas y documentos de la compañía, la petrolera estatal PDVSA produjo solo 336.000 bpd de crudo el mes pasado, en comparación con casi el triple que el año anterior, ya que las sanciones de Estados Unidos y el deterioro a largo plazo de la industria la sofocaron. Las sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Maduro también redujeron significativamente el número de partes dispuestas a comprar crudo venezolano y propietarios de barcos dispuestos a proporcionar el transporte de este crudo.

Sin embargo, además de los efectos más obvios de las sanciones, también le han costado a Venezuela su suministro diluyente. La falta de diluyentes para el crudo superpesado en la Faja del Orinoco fue uno de los principales factores que contribuyeron a la caída de la producción, ya que solía importar la mayoría de sus diluyentes de Estados Unidos.

Ahora, Irán ha intervenido para ayudar con esto también, después de enviar profesionales a Venezuela para ayudarlo a reparar sus refinerías en problemas. Ahora, está enviando crudo superligero conocido como condensado para mezclarlo con el crudo pesado y producir grados exportables de crudo. Según TankerTrackers.com, el barco que entregó el condensado tenía bandera iraní.

Venezuela ha estado luchando con una importante escasez de gasolina debido a la caída de la producción. También ha experimentado retrasos en las entregas de petróleo crudo debido a problemas de calidad con su mezcla Merey, informó Reuters también. Esto ha llevado a PDVSA a intentar reemplazar estos cargamentos con otras mezclas de crudo, según documentos de la empresa.

En agosto, PDVSA envió al exterior un promedio de 325.000 bpd, el más alto en cuatro meses, y la mayor parte provino del crudo almacenado, ya que la producción promediaba los 100.000 bpd. La mayoría de las exportaciones se dirigieron a India, quizás sorprendentemente, ya que China era hasta hace poco el mayor comprador de crudo venezolano.