InicioDeportesDeportivo TáchiraHace seis años un Ángel silenció el Olímpico

Hace seis años un Ángel silenció el Olímpico

Anuncio

El 03 de mayo de 2015. Hace seis años un Ángel silenció el Olímpico, para dar una de las grandes alegrías a la afición del fútbol.

El reloj marcaba 93 minutos y 10 segundos. En ese instante, millones de corazones palpitaron con emoción y euforia.

Hace seis años un Ángel silenció el Olímpico con ese cabezazo que permanecerá intacto en la memoria de los hinchas del Deportivo Táchira.

Lea también: Táchira ganó, gustó y goleó

Anuncio

Esa tarde, Wilker Ángel le dio al Aurinegro el gol que se tradujo en la obtención del título en el Torneo Clausura 2015.

Fue un partido memorable. A los cordiales les bastaba un empate para coronarse, ante el rival directo por la lucha del título.

El Aurinegro golpeó primero, con un gol de César “Maestrico” González en el primer tiempo.

- Anuncio -

Los locales apretaron el acelerador y le dieron vuelta al resultado, para colocarse 2×1.

Ese marcador parcial favorecía a los avileños, desconociendo que el Táchira tenía, no un As, sino un Ángel bajo la manga.

El juez decretó cuatro minutos adicionales. Caracas intentó atacar por la franja derecha, pero su acciones fue cortada por Carlos Cermeño.

Hace seis años un Ángel silenció el Olímpico para títular al Aurinegro

El mediocampista tocó con el portero Alan Liebeskind, quien defendía el arco ubicado por la tribuna Norte del estadio de la capital.

El guardameta conectó con el lateral Gerzon Chacón por derecha, el capitán avanzó unos metros y envió el pase largo, el cual recepcionó Yuber Mosquera.

El central colombiano la envió de volea al área chica y el defensor valerano se elevó por sobre la marca y conectó de cabeza.

Lea también: Velada boxística opacada por una pelea en las gradas

Las miradas se paralizaron mientras observaban como la esférica se introducía cerca del vertical izquierdo, en la portería defendida por Alaín Baroja.

La tribuna Norte, repleta de aficionados del amarillo y negro, estalló de algarabía, mientras que la Principal y la Sur fueron silenciadas de repente.

Pareció que alguien, con un control remoto, le pusiera “mute” a esas zonas del estadio. No lo podían creer que Táchira le quitara el título en su casa y de esa manera.

Anuncio

Valorar Noticia

Ultima Hora