Decisiones judiciales no sólo han desarticulado al G-4 opositor, sino que  recientemente boicotearon alianzas de izquierda alternativas a la cúpula del chavismo. En los últimos dos meses y medio el TSJ acumula 9 decisiones contra partidos, tarjetas y postulaciones que cercena la oferta electoral de los venezolanos en las próximas elecciones, así se desprende del boletín 48 del Observatorio Electoral Venezolano. 

De acuerdo al seguimiento de los procesos electorales que realiza el Observatorio Electoral Venezolano (OEV), en la segunda quincena de agosto, mientras el Consejo Nacional Electoral postergó hasta dos veces la presentación de postulaciones, en paralelo, el Tribunal Supremo de Justicia intervino las directivas de dos partidos históricos de la alianza chavista mientras habilitó a representantes de otras tres organizaciones para inscribir aspirantes.

El Cronograma Electoral 2020 del CNE contemplaba un lapso de 10 días, del 10 al 19 de agosto, para la presentación de postulaciones. Era incluso el doble del tiempo dedicado al mismo proceso en el calendario parlamentario del proceso anterior (3 al 7 de agosto de 2015). En esta oportunidad, se extendió la actividad hasta el 26 de agosto y, una segunda prórroga la extendió hasta el 4 de septiembre. En total, 26 días continuos. Esta medida, corresponde con tiempos en que el chavismo anuncia otro “Plan de Reconciliación Nacional”, justo cuando Nicolás Maduro “indulta” a 110 presos políticos, la mayoría, personeros de la política, y declara estar de acuerdo y apoyar todos los pasos que está dando el Poder Electoral para ampliar las garantías políticas e institucionales. “Vamos con el mayor clima de confianza a las elecciones parlamentarias y hacia los nuevos escenarios de la vida democrática del país”, fue su mensaje este 30 de agosto a través de contacto telefónico con el canal del Estado, VTV.

Prorrogar en el Cronograma Electoral la actividad denominada “Presentación de postulaciones” implica, para el OEV que “desde ya se solape en el tiempo con otras derivadas de ésta, como la presentación de recursos en contra de la admisión o rechazo de las postulaciones (del 11 al 24 de agosto, en principio) y la decisión de los recursos contra la admisión o rechazo de las postulaciones (inicialmente, del 15 al 24 de agosto)”.

Las postulaciones consignadas fuera del lapso previsto en el Cronograma Electoral serán extemporáneas y se tendrán como no presentadas, dice la Ley Orgánica de Procesos Electorales. Su Reglamento, entre tanto, agrega que el CNE sólo podrá modificar el Cronograma Electoral respecto a etapas, actos y actuaciones en los cuales no se afecten los lapsos de los procedimientos establecidos.

También, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, emitió un comunicado advirtiendo que no se cuentan con las condiciones necesarias para llevar a cabo un proceso electoral transparente, libre y equitativo. Explicó que “Aunque la Unión Europea recibió una invitación de Nicolás Maduro para desplegar una misión de ‘acompañamiento electoral’, un concepto que, como señalé a los interlocutores del gobierno, es ajeno a la práctica de la Unión. La Unión Europea necesita, para desplegar una misión de observación electoral, unas condiciones y garantías mínimas de credibilidad, transparencia e inclusividad, y la capacidad de observar sin interferencias con acceso completo a todo el proceso electoral”, concluyó Borrell.

Revuelta en la granja roja

Los partidos del Gran Polo Patriótico, la alianza de izquierda, ha tenido fuertes tropiezos para lograr la unidad perfecta entre todos sus afines de cara a las parlamentarias 2020.

El OEV, reseñó en su boletín, que el 11 de agosto, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) divulgó en Twitter un comunicado en el cual anunciaron la constitución de la “Alternativa Popular Revolucionaria” junto a Patria Para Todos (PPT), Izquierda Unida (IU), Corriente Marxista Lucha de Clases, Partido Revolucionario del Trabajo (PRT), MBR-200, Red Autónoma de Comuneros, Compromiso País (Compa) y Somos Lina.

En ese texto, se definen como una alianza antiimperialista y verdaderamente socialista, dirigida a proporcionar un nuevo referente de izquierda para los venezolanos. Hablan, entre otros aspectos, del rescate de las “conquistas que fueron alcanzadas con Chávez -y que han sido desmontadas por este gobierno-”. Es decir, el tan añorado sueño bolivariano de desplazar ricos por pobres, de despropiar empresas para la izquierda manejarlas a su antojo, fue sólo letra muerta, pues en la práctica una nueva élite imperial socialista multimillonaria se apoderó del país.

El PCV publicó esta foto, el 26 de agosto, relativa a la consignación ante el CNE de las postulaciones de las candidaturas unitarias de la APR bajo la tarjeta del Partido Comunista.

El 17 de agosto, PCV y PPT anunciaron que “dejan de apoyar a Nicolás Maduro y lanzan plataforma electoral propia”, explican que “los dos partidos que por años han apoyado el ‘proceso revolucionario’ se alían a otras organizaciones de izquierda en una plataforma para buscar tener presencia en el próximo Parlamento”.

Sin embargo, la rebeldía de los pequeños rojos, no pasaría desapercibida. El 18 de agosto, mediante sentencia N° 0119-2020, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia -secuestrado por el partido del chavismo PSUV- suspendió la actual dirección nacional del partido Tupamaro y nombró una junta directiva ad hoc “para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario” presidida por Williams Benavides y conformada por un presidente, un secretario general y un secretario nacional de organización.

Tupamaro no suscribió la “Alternativa Popular Revolucionaria” pero, según medios, ya había iniciado la inscripción de sus propios aspirantes. En un video divulgado en redes sociales, el secretario nacional de organización del movimiento, Ares Di Fazio, repudió lo que consideró la consumación del “robo” del partido “por poderosos factores económicos disfrazados de revolucionarios”. Su líder y secretario general nacional, José Pinto, fue detenido en junio.

Pero ellos no serían los únicos, el 21 de agosto, mediante sentencia N° 0122-2020, la Sala Constitucional suspendió la actual dirección nacional del partido Patria Para Todos (PPT) y designó una junta directiva ad hoc presidida por Ilenia Medina, en su condición de secretaria nacional de organización, y las secretarias generales regionales Lisett Sabino y Beatriz Barráez.

El PPT, ahora integrante de la “Alternativa Popular Revolucionaria”, ha sido históricamente aliado del chavismo Gran Polo Patriótico, hasta la más reciente elección de 2018 cuando su tarjeta apoyó la tan cuestionada reelección de Nicolás Maduro. En un comunicado PCV, advierten de “corrientes autoritarias” .

En un documento del 21 de agosto, el PCV se expresó “ante el asalto del TSJ” contra el partido PPT. En el texto afirman que están frente a un “atropello judicial y anti-democrático”.

El 26 de agosto, a las afueras del ente comicial, directivos del PCV hicieron público sobre la decisión de las fuerzas agrupadas en la “Alternativa Popular Revolucionaria” de inscribir sus candidatos y expresar su voto el próximo 6 de diciembre a través de la tarjeta del gallo rojo, vista la intervención de otras tarjetas, incluyendo la del PPT.

Y es que estas decisiones del TSJ tienen en común que facultan a las autoridades impuestas a “utilizar la tarjeta electoral, el logo, símbolos, emblemas, colores y cualquier otro concepto propio” de la respectiva organización política.

Pero no sólo los partidos de izquierda afines al chavismo fueron intervenidos, también los otros de izquierda, pero de oposición, también fueron secuestrados con similares fallos, casos como los de Acción Democrática (sentencia 0071 de la Sala Constitucional del 15 de junio), Primero Justicia (fallo 0072 de la Sala Constitucional del 16 de junio), Voluntad Popular (sentencia 0077 de la Sala Constitucional del 7 de julio) y Movimiento Republicano (decisión 019, en este caso de la Sala Electoral, el 20 de julio).

AD, PJ y VP mantienen tres de las bancadas más numerosas de la mayoría opositora en el actual Parlamento, y recién manifestaron su decisión de no participar en las legislativas 2020.

Entre tanto, voceros de Nueva Visión para mi País han rechazado un cambio que entienden como otro tipo de “intervención”: quien se identifica como presidente del partido acudió a un evento del CNE para el que fueron convocados, pero le negaron la entrada pues ya había otro representante de Nuvipa reconocido por el ente comicial. Luis Rivas, presidente de Nuvipa, señaló que el órgano electoral dejó de reconocerlo a él y a la junta directiva como autoridades dentro de la organización política y, en cambio, pasó a reconocer a Humberto Padilla, quien fuera presidente hasta el año 2017.

La movida electoral de Maduro

El boletín del Observatorio Electoral recoge que el 25 de agosto, mediante sentencia N° 0124-2020, la Sala Constitucional habilitó a Pedro Veliz, en su condición de presidente del partido Bandera Roja, para realizar postulaciones ante el CNE para el proceso electoral del de diciembre.

“Era el tipo de ‘oposición’ que necesitaba el régimen para medio cubrir las apariencias”, reaccionó la organización en un comunicado titulado por ellos: “TSJ habilita a ‘quintacolumna’ asaltar tarjeta de Bandera Roja y usarla en estafa electoral”.

El mismo 25 de agosto, mediante sentencia N° 0125-2020, la Sala Constitucional también habilitó a Olga Morey, en su condición de coordinadora nacional del partido Compromiso País (Compa), para realizar postulaciones ante el CNE de cara al venidero proceso electoral. Compa es otra de las nueve organizaciones signatarias de la “Alternativa Popular Revolucionaria” que rompió filas con el oficialista Gran Polo Patriótico.

El 26 de agosto, mediante sentencia N° 0126-2020, la Sala Constitucional habilitó a Alfredo Boscán, en su condición de militante de la organización con fines políticos “Movimiento de Integridad Nacional-Unidad (Min-Unidad)”, para realizar postulaciones ante el CNE para el venidero proceso electoral a celebrarse el 6 de diciembre de 2020.

La tarjeta Min-Unidad es distinta a la de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). En enero de 2018 el TSJ le ordenó al CNE la exclusión de la MUD en el proceso de renovación convocado para entonces, prohibiendo, en consecuencia, su tarjeta para las presidenciales 2018. La alianza “de la manito”, como se hizo conocer, no está entre las 30 organizaciones nacionales facultadas para participar en las parlamentarias 2020.

Utilización de un sombrero con las siglas del PSUV durante una asamblea en el estado Zulia. Foto divulgada el 23 de agosto.

También el 26 de agosto militantes de Unidad Popular Venezolana (UPV), partido fundado por la difunta dirigente chavista Lina Ron, introdujeron ante el TSJ un recurso de amparo contra la actual directiva “a objeto de lograr con la nueva dirigencia electa de la tolda política, la inscripción de candidatos en perfecta alianza con el Gran Polo Patriótico (GPP)”, informó VTV.

Así, entre el 15 de junio y el 26 de agosto el Poder Judicial ha emitido nueve decisiones relacionadas con partidos políticos venezolanos, por lo menos cinco de ellas concentradas durante la segunda quincena de agosto, en paralelo a la postulación de candidaturas, que impactan de manera directa la oferta electoral de los venezolanos en las parlamentarias 2020.

En este contexto, el 17 de agosto, Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del chavismo, expresó: “…esta elección de la Asamblea Nacional “es la elección más democrática de toda la historia de Venezuela”, lo comunicó durante una videoconferencia de la dirección nacional del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la juventud del partido y los gobernadores oficialistas, “en aras de afinar las estrategias para las elecciones a la Asamblea Nacional”, como indica una nota de prensa de VTV.

Indígenas excluidos para elecciones directas

El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas, establece el artículo 63 de la Constitución. Como ya ha advertido el OEV, este sistema no es directo para los indígenas, porque los electores votan por unos voceros que serán estos quienes en definitiva, en votación de segundo grado, voten por los postulados a diputados.

El Consejo Nacional Electoral eliminó el voto directo para elegir a los diputados indígenas

Certifica el OEV que el proceso, con estas nuevas pautas, está en marcha. Del 15 de agosto y hasta el 15 de septiembre se cumple el cronograma de las asambleas comunitarias indígenas, según los usos y costumbres de cada pueblo, ha informado el CNE. “De allí saldrán electos los representantes o voceros de esas comunidades. Luego, en asamblea general en diciembre, insistimos, en elección de segundo grado, se elegirán los diputados indígenas que los representarán en la Asamblea Nacional”. puntualizan.

El “Manual para la participación política de los pueblos indígenas”, aprobado por el CNE para esta elección, expone las medidas de bioseguridad en las asambleas: “Las Asambleas Comunitarias y Generales se efectuarán en lugares al aire libre o techado, cuyos espacios deberán ser suficientes para garantizar el distanciamiento social y las medidas de bioseguridad. Todos los participantes deberán utilizar el tapaboca. Los Agentes de Coordinación Electoral velarán por el cumplimiento de esta disposición”.

Desde la cuenta de Twitter del Movimiento Indígena Unido de Venezuela han hecho documentación fotográfica de las asambleas comunitarias. Antes de la reforma al reglamento especial, el Miuven expresó su respaldo categórico a lo aprobado por el CNE.

“No habrá otros partidos, ni asociaciones, ni permitiremos que se actúe desconociendo la autoridad del Estado cubano”, decretó Fidel Castro en el año 1999. Y es que ningún cambio en la Isla estará garantizado mientras la propia Constitución reconozca, en su Artículo 5, que, «El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado».

Con todo ello, y basándonos en la injerencia cubana en los asuntos venezolanos, queda claro, que las próximas elecciones parlamentarias en Venezuela tendrán agenda muy particular, aunado a las condiciones propicias a la pandemia del Virus Chino. Todo, acumula un nicho perfecto para que el chavismo siga perpetuándose en el poder, incluso, eliminando y sacando del juego a todas aquellas organizaciones políticas que en alguna oportunidad estuvieron respaldándoles, es decir, el chavismo capitalista e imperialista, les da ‘dosis de patria’ al chavismo anti-imperialista y socialista, consumando un proceso electoral en donde se podrá votar pero, sin que exista garantías para ELEGIR.

Ningún proceso eleccionario en el país será vinculante a un cambio, social, político, cultural ni económico, mientras el objeto mismo de esa propia elección no contenga la existencia de garantías transparentes para los ciudadanos, instituciones autónomas no secuestradas por el partido de gobierno, organizaciones políticas independientes y la observación internacional eficiente.