La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ofreció un balance sobre la situación de Venezuela en su reporte sobre la visita de sus comisionados al país.

Bachelet aseguró que crisis en Venezuela es devastadora, aunque mostró su inquietud por las consecuencias que las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro podrían tener en el panorama económico y social. 

Asimismo, pidió a las autoridades venezolanas que tomen medidas para demostrar su compromiso real de abordar los numerosos problemas que existen en el país. 

Reconoció que el reciente apagón eléctrico a nivel nacional redujo aún más el acceso a los alimentos, al agua y los medicamentos, y afectando gravemente a los hospitales.

“Aún no se conoce la magnitud del daño y el número de víctimas directas, pero el apagón inusualmente largo encarna los desafíos de infraestructura que enfrenta Venezuela”, expresó. 

Agregó que el sistema de salud continúa deteriorándose, con un impacto muy significativo en la mortalidad materna e infantil y la propagación de enfermedades infecciosas.

Según la expresidenta de Chile, la gravedad de las crisis en los alimentos, la atención de la salud y los servicios básicos no han sido plenamente reconocidos por las autoridades venezolanas, por lo que las medidas que han adoptado han sido insuficientes.

Afirmó estar “profundamente preocupada” por la reducción de la democracia y la criminalización de la protesta pacífica en Venezuela.

Reseñó que funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) reprimieron e intimidaron a quienes participaron en protestas antigubernamentales. Durante allanamientos ilegales realizados por este cuerpo de seguridad del Estado murieron ciudadanos, como un supuesto resultado de un enfrentamiento armado.

Destacó que sigue investigando informes de posibles ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad, donde se detalla que en el año 2018 las FAES habrían matado al menos a 205 personas y en enero de 2019, otras 37 fueron asesinadas. 

Bachelet aseguró que más de un millón de niños ya no asisten a la escuela, principalmente debido a que los padres no pueden alimentarlos con el desayuno, el fracaso de los programas de alimentación escolar y la falta de transporte público, así como la ausencia de docentes

Sobre la libertad de expresión en Venezuela, manifestó que ha aumentado las restricciones hacia la prensa y asumió que las autoridades han utilizado arbitrariamente la ley contra el odio para procesar a periodistas, opositores y cualquiera que exprese opiniones disidentes

Reconoció que los venezolanos también deben enfrentan enormes obstáculos para obtener documentación que facilite la migración regular y el acceso a la educación o al trabajo en otros países y aplaudió los esfuerzos realizados por los países receptores de la región para abordar las necesidades de los refugiados y migrantes venezolanos y los alentó a continuar combatiendo la xenofobia y la discriminación. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here